¿Qué es EGEO?

Un lugar y un no lugar.

Comenzó siendo un juego de palabras: Estrategias para la Gestión Educativa y Organizacional.

Ahora es un mar intensamente azul donde las ideas se deslizan, suaves.

sábado, 12 de diciembre de 2009

"Ante todo quisiera decir que hay que tener presente que no hay un racismo sino racismos; hay tantos racismos como grupos que necesitan justificar que existen tal y como existen, lo cual constituye la función invariable del racismo." P. Bourdieu

domingo, 5 de julio de 2009

La palabra

"Más que tomar la palabra
hubiera querido ser envuelto por ella,
y conducido más allá de todo comienzo posible."
Michel Foucault. L'orde du discours.

viernes, 12 de junio de 2009

El Golem

J. L. Borges


Si, (como afirma el griego en el Cratilo)
el nombre es arquetipo de la cosa
en las letras de 'rosa' está la rosa
y todo el Nilo en la palabra 'Nilo'.

Y, hecho de consonantes y vocales,
habrá un terrible Nombre, que la esencia
cifre de Dios y que la Omnipotencia
guarde en letras y sílabas cabales.

Adán y las estrellas lo supieron
en el Jardín. La herrumbre del pecado
(dicen los cabalistas) lo ha borrado
y las generaciones lo perdieron.

Los artificios y el candor del hombre
no tienen fin. Sabemos que hubo un día
en que el pueblo de Dios buscaba el Nombre
en las vigilias de la judería.

No a la manera de otras que una vaga
sombra insinúan en la vaga historia,
aún está verde y viva la memoria
de Judá León, que era rabino en Praga.

Sediento de saber lo que Dios sabe,
Judá León se dió a permutaciones
de letras y a complejas variaciones
y al fin pronunció el Nombre que es la Clave,

la Puerta, el Eco, el Huésped y el Palacio,
sobre un muñeco que con torpes manos
labró, para enseñarle los arcanos
de las Letras, del Tiempo y del Espacio.

El simulacro alzó los soñolientos
párpados y vio formas y colores
que no entendió, perdidos en rumores
y ensayó temerosos movimientos.

Gradualmente se vio (como nosotros)
aprisionado en esta red sonora
de Antes, Después, Ayer, Mientras, Ahora,
Derecha, Izquierda, Yo, Tú, Aquellos, Otros.

(El cabalista que ofició de numen
a la vasta criatura apodó Golem;
estas verdades las refiere Scholem
en un docto lugar de su volumen.)

El rabí le explicaba el universo
"esto es mi pie; esto el tuyo, esto la soga."
y logró, al cabo de años, que el perverso
barriera bien o mal la sinagoga.

Tal vez hubo un error en la grafía
o en la articulación del Sacro Nombre;
a pesar de tan alta hechicería,
no aprendió a hablar el aprendiz de hombre.

Sus ojos, menos de hombre que de perro
y harto menos de perro que de cosa,
seguían al rabí por la dudosa
penumbra de las piezas del encierro.

Algo anormal y tosco hubo en el Golem,
ya que a su paso el gato del rabino
se escondía. (Ese gato no está en Scholem
pero, a través del tiempo, lo adivino.)

Elevando a su Dios manos filiales,
las devociones de su Dios copiaba
o, estúpido y sonriente, se ahuecaba
en cóncavas zalemas orientales.

El rabí lo miraba con ternura
y con algún horror. '¿Cómo' (se dijo)
'pude engendrar este penoso hijo
y la inacción dejé, que es la cordura?'

'¿Por qué di en agregar a la infinita
serie un símbolo más? ¿Por qué a la vana
madeja que en lo eterno se devana,
di otra causa, otro efecto y otra cuita?'

En la hora de angustia y de luz vaga,
en su Golem los ojos detenía.
¿Quién nos dirá las cosas que sentía
Dios, al mirar a su rabino en Praga?

domingo, 8 de marzo de 2009

Enseñar y Aprender a Distancia

Un poco de historia
La modalidad de enseñanza y de aprendizaje a distancia posee características distintivas y, en esta peculiaridad, radica su potencial y sus dificultades.
La educación a distancia se identifica por la separación física de los participantes, la asincronía de las actividades, los procesos de comunicación e interactividad en forma mediada que permiten establecer una dialéctica donde presencia y ausencia son palabras que cobrarán nuevos sentidos.
Estas particularidades dadas en el tiempo, el espacio, las propuestas de intervención docente y las actividades de aprendizaje de alumnos, posibilitan que los programas, cursos, proyectos de formación, cualquiera sea su nivel, tengan la posibilidad de un alcance, accesibilidad y cobertura mayores.
En los procesos de Educación a Distancia adquieren importancia, las representaciones percepciones, intuiciones y visualizaciones de los participantes en los cursos, sus trayectos formativos previos, sus hábitos de estudio y trabajo intelectual, sus motivaciones, su grado de alfabetización tecnológica, sus deseos y necesidades de aprender, etc. Si nos remontamos a la historia de la Educación a Distancia podemos referir numerosos ejemplos donde esta modalidad se caracterizó por un fuerte compromiso social. Podemos pensar, por ejemplo, en el Centre National d´Enseignement à Distance (CNED) en Francia, vinculado en sus inicios a la educación de los niños en situación de vulnerabilidad después de la posguerra.
Como en toda propuesta educativa, la Educación a Distancia, de los más diversos niveles, tanto en la educación formal como no formal cobra sentido y relevancia al cubrir una necesidad de formación, confiriéndole pertinencia y relevancia social. El paso en educación, del moldeado del sujeto a la modulación, permite asumir un adulto con historia y formas previas desde donde trabajar y construir, permitiendo la adquisición de nuevas ideas, conceptos y experiencias sin deshacer las anteriores. La idea de la democratización de la enseñanza y de la llegada a nuevos destinatarios ha sido fundante en la modalidad. Es una modalidad que conlleva la idea de la educación como posibilidad para la inclusión, la ampliación de horizontes personales y sociales y no solamente para el aprovechamiento tecnológico o el abaratamiento de la educación pública. Desde algunas miradas de nuestro contexto latinoamericano se sostiene que la educación a distancia se legitimará socialmente cuando pueda atender la demanda de educación de sectores excluidos o marginados (Gómez, M. 2001) y, agregamos, cuando estos sectores puedan participar activamente, tomando la palabra.
Incluir, considerando nuevos modos y escenarios por donde circule el conocimiento, se convierte así en una nueva realidad, en una nueva posibilidad, en un nuevo desafío, que ya “no se puede leer desde el tradicional binomio inclusión-exclusión, donde había una acción posible sobre la condición del excluido, sino que se muestra violentamente a través de la emergencia de los expulsados. Los invisibles –los sin lugar- no habitan el ciberespacio de la Sociedad de la Información y el Conocimiento” ( San Martín, P. 2006)
La problemática de la exclusión, se hace cada vez más evidente en la Formación Básica y Media para Adultos, en cualquiera de sus modalidades pero, especialmente, en la Educación a Distancia que se encuentra privilegiando sus desarrollos a través de las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación, profundizando -de este modo- la acumulación de oportunidades educativas para unos pocos y el adelgazamiento de recorridos formativos para una gran mayoría. Julio Cabero, docente de la Universidad de Sevilla, afirma que la tecnología educativa, y podríamos hacer extensiva esta afirmación a la Educación a Distancia, se presenta como una disciplina viva, polisémica y contradictoria, debido tanto a su evolución como a los diversos significados que ha adquirido y, sobre todo, a la incorporación de las diversas tecnologías audiovisuales e informáticas al ámbito educativo. La tecnología es parte viva de la sociedad y ambos elementos se nutren, inventan y reinventan a sí mismos en una espiral interminable. Pero esas tecnologías que tanto aportan, renuevan y abren nuevos caminos, y resultan transparentes y amigables para muchos, para otros constituyen un obstáculo más a sortear.
El acceso a las nuevas tecnologías no es simplemente una cuestión de "alfabetización digital" voluntaria y consciente, es más un acontecimiento social, cultural y político. "La expulsión es un tipo de realidad en la cual un término no queda incluido ni siquiera en los márgenes de una sociedad (...) Y los excluidos actuales no son desplazados hacia los márgenes. La pertenencia a la red parece carecer de márgenes; hay sólo adentro y afuera. Los expulsados están entre nosotros; pero en un mundo diferente del pequeño mundo virtual" (Lewkowicz: 2004, 79-80)


¿Educación a distancia o educación virtual?
Antes de avanzar debemos definir el sentido de nuestras palabras. Indescifrable y polisémico, el lenguaje nos puede conducir por rumbos mágicos, abrir puertas y volver lo obvio en algo curioso. Sin embargo, en este caso se hace necesaria una pequeña aclaración, fundamental para la comprensión de lo que sigue. Llamaremos "educación virtual" a la e-educación o educación a distancia mediada por las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (NTCI) y , "educación a distancia" a todo el cúmulo de prácticas que no incluyen, o no incorporan de manera única aquellas tecnologías.
Es cierto que vivimos en una sociedad que se encuentra incorporando rápidamente las nuevas tecnologías. Sin embargo, tan rápida como invisible, esta incorporación será diferente en los distintos países (centrales o periféricos) y dentro de cada país.
Uno de los bienes más preciados son las capacidades de las personas para adquirir, crear, distribuir y aplicar creativa, responsable y críticamente los conocimientos, en un contexto donde el veloz ritmo de la innovación científica y tecnológica los hace rápidamente obsoletos Las nuevas tecnologías han revolucionado la economía, la política, la noción del tiempo y los sistemas de comunicación; como así también han cambiado las formas de acceso, utilización y difusión de la información. Sin embargo, y a pesar de todos los indiscutibles beneficios, avances y reflexiones que se puedan hacer entorno a ellas, funcionan como una lupa amplificadora de las brechas sociales, económicas, culturales y generacionales. La educación es una importante representación de la cultura, no simplemente una preparación para la vida. La tarea de enseñar, en la sociedad del conocimiento, implica trabajar promoviendo nuevas destrezas como: aprender a resolver problemas de forma autónoma, ser creativos, poseer iniciativa, saber trabajar en equipo y en redes y, finalmente, aprender de manera permanente.
De allí que sea necesario considerar alternativas y propuestas de desarrollo de esta modalidad que no sólo incorporen mediadores informático-tecnológicos, aún cuando es obvio que las nuevas tecnologías de la información y la comunicación ciertamente posibilitan un gran impulso y generan espacios de interacción a través de la inclusión de plataformas de teleformación, foros, listas de distribución electrónica, y demás experiencias de intercambio y comunicación, que optimizan los procesos de enseñanza, aprendizaje y trabajo colaborativo a distancia. Estamos atravesando un proceso de revisión del alcance y fines de la educación a distancia, y no meramente intentando encontrar modos más rápidos o económicos de hacer lo mismo. Tal como señala Perkins, en la era del CD y del video, la educación sigue apegada a sus prácticas tradicionales. Es en este sentido que podemos afirmar que la tecnología más moderna no nos asegura la calidad de la propuesta. La calidad está referida a los contenidos que allí se desarrollan y las actividades en tanto generen buen aprendizaje y no al soporte material por el que se vehiculiza.
La digitalización del conocimiento ha creado nuevas formas de alfabetización que no podemos dejar de lado y la yuxtaposición entre educación a distancia y educación virtual, como si ambas fueran una sola, no sólo forma parte sustancial de los textos del área sino del imaginario social. Una triste confusión que vela, en su insistencia, la matriz de poder que manifiesta.
Es interesante, tal como señala Dussel ,repensar ciertas conceptualizaciones: “Hablar de nuevas alfabetizaciones, alfabetizaciones múltiples o alfabetizaciones emergentes, requiere discutir también si vale la pena referirse a esos nuevos saberes en los mismos términos que las alfabetizaciones clásicas”
En este sentido, tal como afirma Burbules (2006), las nuevas tecnologías se han convertido en un problema educativo. Desde este punto de vista, las NTIC y en particular el uso de Internet, son la innovación más promisoria desde la invención del libro, sin embargo, la familiaridad de las prácticas vuelve invisible las tecnologías y olvida que su empleo implica elecciones deliberadas, no neutras, que reflejan valores. La educación presencial como la educación a distancia, ya no pueden elegir que estas tecnologías sean o no relevantes, sin embargo será esencial saber cómo, quién y con qué fines se las usa. La apropiación tecnológica implica un gran abanico de elecciones, por eso en necesario realizar un ejercicio reflexivo donde podamos distinguir el verdadero sentido educativo del uso de las tecnologías, donde podamos, a la vez, reconocer y revisar el valor pedagógico de su uso y analizar qué formas están adoptando las NTIC en su relación con la construcción de conocimiento y su aplicación en entornos virtuales. Conocimiento al alcance de todos, distribuido de tal manera que garantice igualdad de oportunidades, con el necesario reconocimiento y la previsión de acciones que contemplen las desigualdades de origen.
Los Entornos Virtuales de enseñanza, resultado de la utilización de las nuevas tecnologías, cuentan con un grupo de herramientas que apoyan el trabajo y presentan diferentes ambientes y crean nuevas sub-formas de escritura (hipertextual, por ejemplo). La utilización de los ambientes virtuales nos proporciona un grupo de posibilidades que, bien empleadas, nos ofrecerá un resultado altamente provechoso. Saber aprovechar tales recursos implica asumir una responsabilidad y compromiso con una educación de calidad que no deje afuera a los excluidos de siempre. Cabe aquí, una disquisición: la preocupación por ampliar el acceso procede de un sentimiento igualitario, relacionado con los valores de la democracia participativa pero, también –y no es un detalle menor- deriva de intereses económicos.
Sin lugar a duda, debemos profundizar en la reflexión y el análisis de la integración de las nuevas tecnologías en el proceso de enseñanza. Para qué, cómo y dónde son preguntas claves. Sin embargo no deberíamos confundir el uso de las tecnologías como un medio con arreglo a fines. Nunca en la historia de la educación ésta se ha visto tan presionada con la incorporación de diferentes tecnologías de la información y comunicación, en todas las modalidades En este sentido, tenemos la obligación de incorporar el nuevo contexto tecnológico pero de manera crítica y genuina.
La educación a Distancia no es Educación virtual, ni viceversa. Confundirlas, hablar de ellas de manera intercambiable, indistinta, implica profundizar distancias, fragmentaciones y exclusiones. La Educación a Distancia Virtual es sólo una de las tantas formas que puede asumir la modalidad.
Si, tal como señala Castells, la “Internet no es solamente ni principalmente una tecnología, sino que es una producción cultural.” . Entonces es nuestra responsabilidad plantear la discusión sobre las posibilidades que nos ofrecen los recursos comunicativos de las plataformas virtuales sin olvidar que se encuentran inscriptos en el marco de una alta la fragmentación social y cultural, fomentando –en muchos caso- desigualdades, disparidad y una nueva concentración del conocimiento.

sábado, 7 de marzo de 2009

Los relatos

"Los relatos, al igual que la cultura y el lenguaje, han sido constantes compañeros de viaje de los seres humanos, siempre y en todas partes. Por ejemplo, podemos advertirlo en los dibujos rupestres de Francia y España. Esos dibujos pueden leerse como narrativas que describen un hecho de caza, y al contemplar estas vívidas e impresionantes pinturas podemos atisbar la cultura y los valores de las personas que las realizaron. Hoy en día diferentes culturas mantienen su acervo de narrativas para comunicarse y conservar sentidos compartidos." Sigrun Gudmundsdottir

El fracaso de la ciencia

"Acaso el fracaso más espectacular fue el de la ciencia, en tanto conjunto de ideas y como red de instituciones para la mejora de los conocimientos y la educación. El mortífero potencial de los logros y principios más reverenciados de la ciencia moderna quedó al descubierto. Desde sus mismos comienzos, la ciencia defendió la libertad de la razón por encima de las emociones, de la racionalidad por encima de las presiones normativas y de la efectividad por encima de la ética. Una vez logradas estas libertades, sin embargo,la ciencia y las formidables aplicaciones tecnológicas que había producido se convirtieron en dóciles instrumentos en manos de un poder sin escrúpulos.” Zygmunt Bauman

miércoles, 18 de febrero de 2009

Las formas del Discurso

Pero ¿me diréis cómo puede un hombre penetrar en las cuerdas
de la lira?" Rainer María Rilke, soneto número 3, en The Sonnets of Orpheus,
1922.

Las cuerdas Indescifrables

Ciertas preguntas vuelven, y se repiten, a la vez las mismas y distintas, como el vaivén de las olas. Pero siempre queda un resto, un sabor salado, un poco de iodo en la piel que nos permite saber que allí estuvimos. Y el eterno retorno, al hogar de la pregunta que cobija, la pregunta que orienta y guía.


¿Cómo puedo descifrar el secreto? ¿Existe un secreto o es sólo parte de un juego eternamente indescifrable, plagados de códigos? Un Santo Grial donde encontraremos la verdad, los misterios y los milagros de la enseñanza, de la buena enseñanza y del aprendizaje.

No lo sé, nunca lo supe y no creo que exista una respuesta que pueda dar cuenta, con certeza, de los cambios, lentos o veloces en la manera de pensar. Aproximaciones sucesivas a horizontes que siempre se desplazan, se corren, se desmienten y que buscan alguna respuesta, un intento, una nueva manera de ver las cosas.

Nos vamos convirtiendo en pedagogos descifradores, pedagogos magos, pedagogos aventureros. ¿Cuál es la mejor manera de facilitar comprensiones respetando las diferencias, las inteligencias múltiples, las múltiples culturas? ¿Cuál es el material estimulante, motivador y con solvencia académica que despierte el interés y las reflexiones? Nos lanzamos a la prueba de experimentar sin precaución, sin red. Centrados en el narcisismo del que enseña, en el show de los nuevos medios, nos olvidamos de preguntarnos si el otro, el estudiante, es permeable a nuestro espectacular despliegue.

Me pregunto si no será Walt Disney uno de los mayores pedagogos de la historia. Pienso en un hermoso capítulo del Pato Donald, donde ingresa al mundo de las matemáticas y de la música y quedamos todos atónitos por la sencillez de algunas fórmulas complejas y la, ahora evidente, relación entre el sonido y la tensión de una cuerda.

Hago el mejor esfuerzo por diseñar materiales educativos, didácticos, digitales, analógicos y siempre me pregunto si algo de eso en vez de facilitar no obtura. ¿Si el uso de cierta tecnología, en vez de dar lugar a nuevas cogniciones, adormeciera habilidades ya adquiridas? y sigo preguntándome, si estas habilidades pueden palidecer y convertirse en su sombra ¿serán realmente necesarias en este presente o en el futuro? ¿Cuáles son las nuevas habilidades, nuevas formas de pensar, de interactuar con el mundo que asoman?

Históricas discusiones se reavivan y nos confrontan con la necesidad de seguir cuestionando nuestras prácticas y nos recuerda que no existe una verdad inmutable, única, universal y eterna.
Sócrates descreía del potencial creador de la escritura y sólo veía en ella la triste apariencia de la sabiduría.

Sin embargo, nos recuerda Alicia Entel que según Kant, “la comunicación escrita, que permite el intercambio con quienes están ausentes y crea un espacio autónomo para el debate de ideas, es la única figura aceptable de lo universal”

La producción de materiales, de los más variados, ha venido afirmándose progresivamente, de manera casi exponencial. El impulso de la utilización de las nuevas tecnologías ha sido utilizado para implementar los proyectos educativos más heterogéneos.

Recordemos, entonces, por un instante, ese sueño fundacional que nos pulsaba por seguir, que nos guiaba en nuestra esperanza de una educación democratizada en todos sus niveles: conocimiento para todos y en cualquier lugar. Una cognición distribuida que no portaba la necesidad ni los requerimientos de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (NTIC).

Se trata, entonces, de revisar quién es el sujeto pedagógico, quién es el interlocutor de estas prácticas, en qué realidad socio-económica y cultural está desarrollándose y, por fin, saber si la implementación de estas prácticas una educación que logre tanto experiencias de aprendizaje con sentido como democratizar y distribuir el conocimiento.

Cambiar las preguntas

Las tecnologías, desde la palabra hasta los sofisticados sistemas de simulación son parte del entorno que favorece las comprensiones. La tecnología en sí misma no supone una oferta pedagógica como tal , por tanto, la clave aquí es reconocer y explorar el sentido educativo de su utilización.

Es interesante, tal como señala Dussel , repensar ciertas conceptualizaciones: “Hablar de nuevas alfabetizaciones, alfabetizaciones múltiples o alfabetizaciones emergentes, requiere discutir también si vale la pena referirse a esos nuevos saberes en los mismos términos que las alfabetizaciones clásicas” y, por tanto, revisar o reconceptualizar, también, las múltiples significaciones de los materiales educativos. En este sentido, la pregunta: “Qué es un material educativo”, ¿tiene vigencia?

El texto de Gutierrez Marin nos propone algunas aproximaciones. El aprendizaje, afirma, es inseparable del contexto en el que se desarrolla, por lo que tanto la planificación didáctica como la evaluación de la utilización de las aplicaciones multimedia interactivas suponen algo más que el estudio de sus características.

El modo de concebir los materiales, de pensar su espacialidad y sus dimensiones nos acerca más a problemas derivados de las estrategias comunicativas y a dimensiones de análisis de tipo técnico, didáctico e ideológico. En este sentido, la necesidad de elaborar los materiales didácticos a partir de un trabajo multidisciplinario articulado no es simplemente una expresión de deseo, sino un acercamiento a la diversidad.

En tal situación, el material se convierte en un nexo entre el conocimiento y el alumno, por lo cual se impone la reflexión sobre su valor con el objetivo de elaborar el más apropiado para las necesidades de los estudiantes. Las dimensiones que puede o debe abarcar esa evaluación, los procedimientos e instrumentos para llevarla a cabo, el contexto en el cual se realiza, sus razones y fines, son parte del amplio espectro de facetas analizadas en los estudios sobre el tema.

Podríamos considerar los materiales como el conjunto de informaciones, orientaciones, actividades y propuestas que se elaboran con o sin fines didácticos y que se utilizan para guiar al alumno en su proceso de aprendizaje y que están contenidos en un determinado soporte (impreso, audiovisual, informático) o de modo más general, como la elección de cualquier recurso presente en la cultura del que el docente se vale para materializar, vehiculizar su "intención" de enseñar algo a alguien y aún más general pero, desde mi punto de vista más interesante, como la construcción de un texto, de un discurso, que es apropiado y completado por el que lee (el alumno en este caso), un texto en construcción permanente.

Utilizar y reflexionar sobre los materiales en las propuestas educativas es parte sustancial de la constitución del entorno de aprendizaje. Las NTIC y en particular el uso de Internet, son la innovación más promisoria desde la invención del libro , sin embargo, la familiaridad de las prácticas vuelve invisible las tecnologías y olvida que su empleo implica elecciones deliberadas, no neutras, que reflejan valores. La educación presencial como la educación a distancia, ya no pueden elegir que estas tecnologías sean o no relevantes, sin embargo será esencial saber cómo, quién y con qué fines se las usa.


La elección: Internet como espacio educativo: Gestión de la Información

La elección de este CD me permitió realizar un recorte conceptual donde poner foco en aquellos aspectos que dan cuenta de la interactividad y la perspectiva comunicativa de los materiales didácticos. Para este análisis, utilizo las dimensiones propuestas por Gutiérrez Martín para el estudio de la propuesta comunicativa de los materiales multimedia.


Descripción general

Este CD cuenta con una primera pantalla donde aparece la pregunta que guiará al marco teórico: “¿Es posible transformar las nuevas tecnologías en herramientas educativas? ¿Cómo trabajar con internet en el aula?”



Encontramos, además:
- Una barra superior con el nombre del portal, el acceso a la colección educ.ar y la referencia del ministerio de educación y otra barra inferior donde se abre: Acerca de.., Cómo usar el cd, Mapa del cd y Créditos. Ambas se encuentran de manera constante a lo largo de todo el recorrido del cd.
- Accesos a través de íconos que representan: Marco teórico, Actividades con Internet, Recursos y Núcleos de Aprendizajes Prioritarios
El CD está orientado específicamente a la búsqueda y gestión de información y para ello, desarrolla cuatro módulos:
• Módulo I - Sobre internet
• Módulo II - Sobre internet en educación
• Módulo III - Sobre internet en los procesos de enseñanza y de aprendizaje
• Módulo IV - Saber hacer con internet



En cada módulo, el docente encuentra los objetivos correspondientes y una organización que indica un recorrido de lectura para la mejor comprensión y reflexión sobre los contenidos.
Organización del Material:
• Los Apuntes explican cuestiones básicas de didáctica y tecnología.
• Las Lecturas son aportes de destacados especialistas que tienen como objetivo la reflexión y la profundización de los contenidos.
• En Sugerencias de trabajo se proponen consignas para aplicar las Lecturas y Apuntes a situaciones concretas, articularlas con otras secciones del CD, vincular los textos entre sí, debatirlos con colegas, segmentarlos, analizarlos, etc. El objetivo de estas sugerencias es facilitar el acceso de los docentes al contenido, a la manera de los cursos virtuales.
• Los Recursos donde se facilitan accesos específicos a programas útiles de internet para quienes trabajan con contenidos digitalizados.

El Mapa del CD y el espacio “Cómo usar el CD”, facilita una visión global de los contenidos y permiten a los docentes puede acceder a cualquier contenido del CD



El Análisis


El CD confeccionado especialmente para la enseñanza a distancia del curso completo de Internet como espacio educativo: Gestión de la Información. En su mayor parte parece elaborado desde la necesidad de modelar los estilos de lectura, incluyendo pautas para guiar al docente en la construcción de conceptos y la aplicación de procedimientos, propuestas orientadoras y soluciones a los problemas planteados.

Se hace evidente que el diseño de los instrumentos destinados a facilitar el aprendizaje depende tanto de la estructura conceptual de los contenidos como del modelo de educación que se postula.


La organización del material se apoyó en los diferentes espacios que ocupa internet dentro y fuera de los ámbitos educativos, para dar origen a la construcción de conceptos, a los que siguieron otros problemas relacionados con esas nociones.

A los fines de especificar la estructura general del curso y material didáctico y de brindar orientaciones sobre el uso del mismo, se incorporaron links o vínculos a documentos en los que se hace mención de cada uno de los elementos constitutivos del módulo.

Los mismos hacen referencia a componentes didácticos como descripción general, objetivos, unidades temáticas, programa, bibliografía, evaluación y a elementos orienten al docente en la utilización del material. Para ello cuentan, además con actividades sugeridas para los NAP (núcleos de aprendizaje prioritarios) Prioritarios que desarrolló el Ministerio de Educación de la Nación para el Nivel Inicial y Primer Ciclo de EGB.

La página inicial de cada unidad describe las nuevas destrezas o conocimientos que adquirirá el docente, al finalizar el módulo, destacando sus características y comentando su importancia.


En el desarrollo de los temas se utilizaron varias clases estilos comunicativos: un lenguaje formal para expresar definiciones, conceptos y propiedades y un lenguaje coloquial para dirigirse al docente con observaciones, comentarios, explicaciones, etc. El discurso está plagado de referencias intertextuales e hipertextuales e incorpora una fuerte intencionalidad comunicativa marcada por un género discursivo primario . Sin embargo no existe una gran variedad de modos semióticos, con una fuerte predominancia del discurso didáctico y argumentativo, dejan de lado las grandes posibilidades que le ofrecen los contenidos digitalizados, como grabaciones, videos, etc.

En su dimensión técnica el cd se encuentra organizado de una manera lineal es de fácil acceso para el usuario y está diseñado de manera tal, que le permite transitarlo de un modo simple, en forma organizada. Está redactado de manera inteligible y fácil e incita al docente a continuar la lectura. Podríamos decir que es un material de uso sencillo que, por otro lado, se ve asistido por la opción Mapa del CD que se incluye en la presentación, representando la organización interna del contenido que se ofrece. Este mapa permite navegar entre los diversos espacios en los que se halla organizada la información. Posee, además, claras recomendaciones de uso que los docentes que lo requieran pueden optativamente consultar. El material no presenta especificaciones sobre los requisitos técnicos mínimos necesarios para su uso.

El diseño es claro en cuanto a la cantidad y calidad de intervenciones del docente ya que las opciones se encuentran fuertemente preestablecidas y no existe una respuesta adaptada a cada usuario. Sin embargo, es curioso considerar que si bien el material parece evocar un docente receptor y pasivo, el tránsito por el material pone de manifiesto un profesional que profundiza su conocimiento teórico, decide sus propias alternativas de formación y que, potencialmente, es capaz de ajustar actividades y propuestas a las necesidades, intereses y características particulares de sus alumnos.

Este material no contempla la posibilidad de articular con los contenidos un diseño que incorpore la dimensión estética. La ausencia de sonidos e imágenes dinámicas en el cuerpo del material le resta atractivo; soportándose exclusivamente en códigos gráficos fijos. Por dicho motivo, podemos afirmar que los modos semióticos que presenta el material son escasos y reiterados.


En cuanto al aspecto didáctico denota un trabajo centrado sobre este eje. Incluye la explicitación de objetivos, posee una guía de navegación clara y ordenada, incorpora, mapas conceptuales, tablas de contenidos y brinda una gama de ejercicios aplicables a distintas asignaturas (WebQuest). Teniendo en cuenta la modalidad a distancia, los elementos incorporados como actividades incluyen, además de los ejercicios de aplicación característicos, preguntas destinadas a estimular la reflexión y la comprensión de los conceptos.
El material facilita una amplia información sobre el uso de Internet en la Escuela e induce a la reflexión los procesos de enseñanza y aprendizaje.


Su abordaje favorece la articulación con situaciones de la vida cotidiana de los docentes y con sus marcos teóricos previos.
El contenido se encuentra organizado de modo graduado con algunos links o vínculos que permiten diversas alternativas de recorrido, según el itinerario que decida realizar cada usuario. El docente puede optar por: obtener información teórica sobre el uso educativo de Internet, analizar actividades con recursos web destinadas a distintos grados y asignaturas, consultar los Núcleos de Aprendizaje Prioritarios u obtener recursos con los cuales profundizar su conocimiento, construir sus actividades y proyectos o brindar orientaciones a los alumnos para que lo hagan.

Finalmente, la dimensión ideológica de este cd, además de contemplar cuestiones como el trabajo colaborativo, el espacio a la diversidad cultural y la creación de entornos de aprendizaje, está relacionada con su fundación, con su origen. Al depender del Ministerio de Educación de la Nación acentúa el hecho de que las instituciones educativas han hecho uso de medios como vehículos para el cumplimiento de su función específica: la transmisión determinados valores, actitudes, saberes y prácticas seleccionadas como válidas y significativas del acerbo cultural de la sociedad a la que pertenece. Este CD no es la excepción.


Da para pensar

Las tecnologías, desde la palabra hasta los sofisticados sistemas de simulación son parte del entorno que favorece las comprensiones. La escuela no puede desconocer que hay otras maneras de transmitir y debe ofrecer el andamiaje básico para explorar diferentes espacios de la realidad y aceptar que el conocimiento es un proceso cambiante. Tanto las imágenes como las palabras encierran polisémicos significados que impactan y constituyen nuestras representaciones. Se trata de modos diferentes de percibir el mundo, perspectivas que no deben contraponerse sino complementarse para ampliar y enriquecer nuestra comprensión. Es necesario, por tanto, abandonar el mito de materiales y docentes autosuficientes en los que se concentre todo el saber y desarrollar una capacidad crítica para leer información en forma selectiva, valorarla y cuestionarla; no solamente localizar y analizar lo que se encuentra, sino realizar conexiones propias, poner en duda relaciones y, fundamentalmente preguntarse por los silencios o las ausencias.
Pero el conocimiento no es sólo saber ilustrado. Edith Litwin nos recuerda que sus aspectos emocionales y afectivos, necesariamente ayudan u obstruyen los procesos de aprendizaje, la cognición y el afecto se encuentran entrelazados junto a todos los sentidos. Las escuelas pueden y deben ayudar a los estudiantes a ampliar el universo de sus posibilidades de estudio y reconocer el valor educativo que tienen las percepciones y las emociones, brindándoles la oportunidad de desarrollar sus intereses.

El diseño didáctico de materiales implica un gran abanico de elecciones, por eso es necesario realizar un ejercicio deliberado y consciente donde podamos discernir el genuino sentido educativo del uso de las tecnologías, analizar su valor pedagógico, facilitador de comprensiones y su relación con la construcción de conocimiento.




Bibliografía

. Burbules, N.; Callister, T. Educación: Riesgos y Promesas de las Nuevas Tecnologías de la Información. Granica. Buenos Aires, 2006
. de Pablos Pons, J. “La visión disciplinar en el espacio de las tecnologías de la información y la comunicación”. En Sancho Gil, J. Tecnología para transformar la educación. Akal, Madrid, 2006
. Dussel, I. Lenguajes en plural. “El monitor de la educación” Nro 13
. Gutiérrez Martín, A. Evaluación de la comunicación en las aplicaciones multimedia educativas. Texto FLACSO, Diploma Superior EdyNT, 2008
. Entel, A. Ideando. En Revista Constelaciones. Fundación Walter Benjamin. Año II, Nº 2, 2005.
. Litwin, E. Ver, Conocer, Comprender. En http://www.educared.org.ar/enfoco/ppce/temas/30_ver_conocer_comprender/
. Pea, R. (2001): “Prácticas de inteligencia distribuida y diseños para la educación”, en: Salomon, G. (Comp.): Cogniciones distribuidas. Buenos Aires: Norma.
. Platón, Fedro 274 B – 275 B
. Williamson, R. (2005). ¿A qué llamamos discurso en una perspectiva multimodal? Los desafíos de una nueva semiótica. Congreso ALED 6. Santiago de Chile

Loading...